Skip to content

Información Acerca del Puente de Queswachaca

Toda la información que necesitas de esta maravillosa tradición sobre este puente inca de Cusco. EL puente Q’eswachaka se encuentra a 3600 metros sobre el nivel del mar está ubicado sobre el río Apurimac en la provincia de Canas al sur de la Ciudad de Cusco con una distancia de 160 kilómetros.

Conocido como Q’eswachaka (la primera sílaba es un»clic» lateral), Queshuachaca o Keshwa Chaca, este es uno de los pocos ejemplos que quedan de los puentes tejidos a mano incas que alguna vez fueron comunes en el sistema vial incaico.

El significado del Nombre Q’eswachaka esta divido en 2 palabras la cuales significan Q’eswa es significa Trenzar y Chaka tiene el significado de Puente. El puente de los incas es muy especial y tradicional hasta el momento se construye como los antiguos incas. 

El puente andino de qeswachaka fue construida con los materiales y las técnicas de los antiguos incas que transmitieron de generación en generación desde los principios de la época de los incas desde el siglo XV aproximadamente.

Este impresionante puente colgante inca qeswachaka sus medidas son de 33 metros de largo y 1,20 metros de ancho, también se eleva 15 metros sobre el río. El puente andino se reconstruye cada año tradicionalmente por los pobladores. al rededor de 1000 pobladores de las comunidades de Winchiri, QuehueCcolanaChoccayhua Chaupibanda  están compartiendo esta tradición que reconstruyen el puente colgante incaico.

En su visita al puente inca cusco de Q’eswachaka, existen varios sitios a su alrededor como los cuatro famosos lagos cerca de Cusco junto a muchos pueblos típicos de la zona.

Los Incas eran maestros constructores de puentes, y estos puentes eran una parte integral del sistema de carreteras. Qeswachaka, comúnmente conocido como el Puente de Cuerda Inca, es el último de estos puentes que aún está en uso y está ubicado justo a las afueras de Cusco en el Distrito de Quehue.

Aunque fue destruido inicialmente en un intento de detener el ataque de Pizarro a Cusco durante la invasión española, fue reconstruido y continúa en uso hasta el día de hoy. El puente se extiende a lo largo del río Apurimac y atraviesa el impresionante valle del río Apurimac.

¿De qué está hecho el puente de Qeswachaca?

el puente colgante de Qeswachaca esta hecho de hierba tejida, el puente se extiende a 36 metros de largo y cuelga 18 metros por encima del caudaloso río del cañón. Las mujeres incas trenzaban cuerdas pequeñas y delgadas, que luego eran trenzadas de nuevo por los hombres en grandes cables de soporte, como un moderno puente colgante de acero. Los puentes tejidos a mano han sido parte del sistema de senderos y caminos por más de 500 años, y fueron muy apreciados por los Incas. El castigo por deteriorar un puente así es la muerte.

Con el tiempo, sin embargo, los puentes se deterioraron, o fueron removidos, dejando este último testamento a la ingeniería incaica. El hundimiento de los puentes se resolvió destruyéndolos y reconstruyéndolos en una ceremonia anual, considerada originalmente como una obligación social bajo el dominio Inca, y ahora preservada como una forma de honrar su historia por la cercana comunidad de Quehue, Perú. Este puente ha sido bautizado con la tradicional bendición de un puente ceremonial incaico y se encuentra en muy buenas condiciones.

Renovación Anual del Puente de Queswachaca

Todos los meses de junio se juntan las comunidades quechuas a orillas del río Apurimac para renovar el puente. En este día, manifiestan su honor a la Pachamama, la Madre Tierra, y contemplan tradiciones arcaicas. Cuando el trabajo termina, la gente expresa su gratitud a Apus (espíritus de la montaña) y después celebran con música, comida y bebidas tradicionales.

El Festival Qeswachaka, cuatro días de trabajo y celebración, marca esta ocasión. Esta antigua tradición se ha llevado a cabo anualmente desde los días de los Incas y continúa siendo una conexión esencial con la tradición y la cultura de los altos Andes.

Antes de que comience el festival, los miembros de la comunidad recogen el material de construcción, que consiste principalmente en hierba y fibras naturales.

Estas fibras se tejerán en los cables utilizados en la construcción del puente de cuerdas de Qeswachaka. Antes de que el festival y la construcción del puente puedan comenzar, sin embargo, el líder espiritual de la comunidad debe pedir permiso a las aplicaciones, o a los espíritus de la montaña, para iniciar el proceso, y hacer ofrendas de hojas de coca y maíz a la Pachamama, la Madre Tierra.

Después de esta ofrenda, comienza el tejido de los cables. Por la tarde, los hombres se dividen en dos grupos, uno a cada lado del puente, y comienzan a trenzar los cables uno hacia el otro.

El segundo día, los ingenieros empiezan desatando las cuerdas viejas, que se fijan a clavos de piedra, y conectan los nuevos cables a los pasadores. Este es un proceso largo e intrincado, pero finalmente, la base y los pasamanos del nuevo puente están en su lugar.

El tercer día de la fiesta se termina la construcción de las barandillas y del sendero y, una vez finalizada la instalación, se abre oficialmente el puente al son de la música acompañada de bailes tradicionales.

La fiesta llega a su punto culminante el cuarto día, que es un día de celebración. Las comunidades se reúnen una vez más para celebrar la finalización del puente a través de cantos, bailes autóctonos y comidas tradicionales. Este último día es la culminación de todo el arduo trabajo y una celebración de las duraderas tradiciones que han permitido a estas comunidades mantener viva su vibrante cultura.

Este año, el Festival Q’eswachaka cae durante la segunda semana de junio, con el día crítico del festival el segundo domingo de cada mes.

La reconstrucción del puente y la posterior fiesta se llevarán a cabo una vez más, como cada año, mientras las comunidades locales se reúnen para honrar a la Pachamama y a sus antepasados y celebrar su comunidad y su patrimonio.

Importancia del Puente de Q’eswachaka

La importancia del puente Q’eswachaka historia, que cruza el río Apurímac en la provincia de Canas, Perú, es extensa. Para entender el impacto que este puente ha tenido en las comunidades que conecta hoy en día, ayuda en primer lugar a entender la historia detrás del puente.

Cuando se construyó el Gran Camino Inca, o Qhapaq Ñan en quechua, surgieron muchos problemas logísticos. Con una extensión de casi 25.000 millas, la red de Camino del Inca atraviesa muchos terrenos diferentes, incluyendo la Cordillera de los Andes. Para resolver el problema que presentan los cañones y gargantas escarpadas, el Inka fue el pionero de los puentes colgantes que permitirían a los soldados, mensajeros y oficiales cruzar y expandir aún más el reinado de su civilización de manera segura. Estos puentes colgantes, que conectaban a pueblos que antes estaban aislados entre sí, fueron esenciales para la organización y administración del Estado y desempeñaron un papel crucial en la historia social de la región.

Después de la caída del Imperio Inca, los puentes sobrevivieron durante siglos y continuaron sirviendo como eslabones vitales en el sistema de carreteras andino hasta el siglo XX.

Historia de Qeswachaca

Los cronistas afirman que los incas usaron puentes colgantes para extender su dominio a nuevas regiones ya en el siglo XIII, cuando el Inka Mayta Cápac conquistó las tierras al oeste de Cusco, y se extendió hasta el siglo XVI.

El uso militar Inka de los puentes puede dividirse en dos secciones: el control de las tierras y los pueblos que ya están dentro del imperio y la subyugación de nuevos pueblos. Incluso antes de que los españoles llegaran al imperio, era una práctica común en la guerra cortar puentes o quemarlos. Los objetivos eran tanto ofensivos -aislar a los guerreros enemigos- como defensivos -detener a los invasores o impedir que el propio ejército pensara en retirarse-. Una vez que un puente fue destruido, tomó semanas reconstruirlo. Los puentes también contribuyeron a la caída del imperio, al permitir que los españoles cruzaran hacia territorio Inca, aunque también se quemaron puentes para impedir que los españoles llegaran a Cusco.

Los puentes Inka tienen tres características de diseño comunes: cables trenzados de fibra natural que forman el piso y los pasamanos, pilares de piedra que anclan los cables a ambos lados del puente, y lazos verticales que corren entre los cables principales y los pasamanos. Si observamos los puentes modernos y los comparamos con la estructura del Q’eswachaka, el puente Inka difiere en que los cables principales utilizados para crear los puentes no sólo los soportan, sino que también sirven como pasarela.

[relacionados]
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te ayudamos a planear tus vacaciones

En Andean Peru Treks contamos con especialistas para brindarte la asistencia que necesitas para planear tu próximo viaje a Perù